Designa el «lugar» más allá de cualquier lugar, más allá del ser (sobre el dominio ontológico). En este más allá del Ser, el ámbito supraontológico, el Ser y el No-Ser no se contradicen.