Metafysikos.com

Metafísica y psicoanálisis

Bruno Bérard, Alain Brun, Michel Cazenave, Paul Dawalibi, David Lucas, Dominique Reniers.

Este libro aún no ha sido traducido del francés. Sólo se ha traducido esta presentación.

La metafísica y el psicoanálisis son ambos híbridos desde cierto punto de vista: el psicoanálisis es un «arte» y una ciencia, la metafísica una ciencia y un «camino»; de ahí las continuas controversias a las que pueden dar lugar. Seis colaboradores procedentes de diversos campos del psicoanálisis, la psicología y la filosofía ofrecen un diálogo sin concesiones entre metafísica y psicoanálisis.

Resumen del libro

  1. Introducción. Metafísica y psicoanálisis – Bruno BÉRARD
  2. Lo psicológico y lo espiritual – Michel CAZENAVE
  3. El inconsciente y la perspectiva metafísica – David LUCAS
  4. Entre las líneas del texto freudiano, la metafísica que no consigue hacerse oír – Dominique RENIERS
  5. Psicoanálisis y metafísica – Alain BRUN
  6. La identidad sufriente – Paul DAWALIBI
  7. La verdad no es algo que no se diga – Dominique RENIERS

Extracto

Metafísica del símbolo

Nos parece más útil esbozar aquí cómo sería una metafísica del símbolo, ya que éste no está ausente del psicoanálisis. En primer lugar, hay que distinguir entre lo que se muestra y lo que se demuestra. Es lo que hace el filósofo Henri Gouhier (1898-1994) cuando distingue entre filosofías de la verdad y filosofías de la realidad, las primeras buscando las causas para demostrar la verdad y las segundas la fuente para mostrar la realidad: «la fuente es a la realidad lo que la causa es a la verdad». Sin embargo, la naturaleza metafísica del símbolo no puede demostrarse («explicar racionalmente una forma simbólica dada equivaldría a reducir el mythos al logos» y, por tanto, a aniquilarlo); en cambio, sí puede mostrarse, e incluso podemos «establecer su legitimidad a los ojos de la razón crítica» (Jean Borella), pero demostrándola a través del absurdo:

Negar que las formas sagradas sean mensajes de lo Trascendente es necesariamente convertirlas en meras producciones inconscientes de la conciencia humana;

Ahora bien, cualquiera que sea la génesis de este proceso de alienación, constituye una tesis rigurosamente contradictoria, y así nada se ha explicado (salvo ese profeta imposible cuya «revelación consiste precisamente en declarar que toda revelación es una ilusión, como un hombre que proclama: ‘¡la palabra no existe’!»

Jean Borella

«Convertirse al símbolo», pues, no es más que reconocer que el sentido es inabarcable: no podemos obligarnos a comprender lo que no comprendemos (Simone Weil); es la constatación platónica de que sólo podemos conocer por reminiscencia (Platón, Menón 81d, por ejemplo). Es la fórmula de Paul Ricœur: «el símbolo nos da algo que pensar», completada por Jean Borella: «el símbolo se da pensamiento a sí mismo», o también «nihil est in intellectu quod non fuerit in sensu» (nada hay en el intelecto que no haya estado primero en los sentidos), siempre que añadamos la corrección leibniziana: «nisi ipse intellectus» (si no el intelecto mismo). [Introducción, p. 53]

Aviso de publicación

Tanto la metafísica como el psicoanálisis son híbridos desde cierto punto de vista: el psicoanálisis es un «arte» y una ciencia, la metafísica una ciencia y un «camino»; de ahí, sin duda, las continuas controversias a las que pueden dar lugar.

Seis colaboradores procedentes de distintos ámbitos del psicoanálisis, la psicología o la filosofía, seis médicos, investigadores o docentes en los campos de la psiquiatría, la medicina narrativa, el psicoanálisis, la psicología patológica y clínica o la metafísica, han aceptado por ello contribuir a este ensayo, en el que ofrecen un diálogo cortés pero sin concesiones entre metafísica y psicoanálisis.

El lector encontrará en la riqueza del material reunido en esta confrontación muchos elementos de reflexión, no sólo de Freud, Jung y Lacan, sino también de Descartes, Guénon, Platón, Schopenhauer, Kant, Plotino, Heidegger, Jankélévitch, Bailly, Borella y muchos otros.

Artículos relacionados

Obras complementarias