El misterio, en este caso, no es un secreto, una pregunta sin resolver, una trama o un enigma (obras de ficción). En filosofía, «misterio» puede describir una noción que va más allá de la comprensión humana ordinaria y requiere un enfoque más profundo e intuitivo. En un contexto espiritual o religioso, «misterio» se refiere a una verdad o realidad divina. Una vez que se ha accedido a ellos por intuición directa, no son en absoluto incomprensibles, sino relativamente inexpresables, difíciles de comunicar a otra persona que no haya tenido la misma intuición, más allá de lo puramente concebible.