Un «lugar» divino que marca la naturaleza aún ilusoria del mundo inteligible.