El acto de anagogía es, literalmente, el «ascenso a la cima». El símbolo, en virtud de la distinción que revela entre la imagen y su Modelo, despliega un auténtico poder anagógico, permitiéndonos ascender de lo uno a lo Otro.