«Estado político en el que la soberanía pertenece a todos los ciudadanos, independientemente de su nacimiento, riqueza o capacidad» (Lalande), lo que significa que el poder lo tienen todos (no necesariamente al mismo tiempo y en todos los ámbitos), por lo que habría que hablar de una panarquía. El problema reside en el ejercicio de esta soberanía. La historia reciente ha equiparado el régimen representativo con la democracia, a pesar de que ambos fueron expresamente opuestos por los fundadores modernos (Inglaterra, Estados Unidos, Francia). La democracia no es el poder de la mayoría, sino la integración de las minorías, ni el totalitarismo de una minoría: las plutocracias y elitocracias actuales. Ahora deberíamos hablar de diacracia (poder compartido).